Capítulo 25 – Distensión

Stalin falleció en 1953. En esta histórica fecha los niños españoles rondaban los 20 años. Hombres y mujeres adultos. El fallecimiento del dictador impulsó un periodo de calma relativa en la Unión Soviética y las esperanzas para el regreso volvían a latir en los corazones.

Al otro lado de Europa, la España de los años 50 era un país dividido entre vencedores y vencidos. Tras años de profundo aislamiento, España empieza a asomar la cabeza después de una autarquía que obligó a perder al país 20 años de desarrollo económico.  La Unión Soviética a su vez, en un alarde de liberalismo, empieza a repatriar a los presos de guerra. Los primeros en ver de nuevo España fueron los miembros de la División Azul presos en Rusia desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Junto a ellos, un cálido día primaveral de abril, llegaron a Barcelona a bordo del barco Semiramis los pilotos y marines republicanos.

De nuevo la esperanza se adueña de los españoles. Pero con la esperanza, llega la duda. Toda una vida en la Unión Soviética. Amigos, maridos, mujeres, incluso hijos…Un corazón arraigado a la nueva patria. ¿Y España? La verdadera patria representa lo desconocido, lo lejano, lo inolvidable.

 

¿Volver para qué?

El que vuelve no aprenderá a medir el alcance de la mirada, la sonoridad de la palabra, la agudeza de la broma,  el valor de la moneda que recibe y da.  Solo hallará soledad y odios retardados. ¿Abandonarlo todo? ¿Dejar todo lo que el hombre necesita a los  cincuenta: el médico, la tertulia, la butaca mirando al crepúsculo, mientras los amigos, los años, la lógica te gritan: ¿adónde vas, insensato? ¿Adónde irás que más valgas?

Entonces, ¿quedarse?

¿convertir la memoria en oscuro desván de telarañas y sillas rotas? ¿quedarse  y obrar como la mariposa calima que se hace pasar por hoja muerta?

VOLVER.

José Fernández Sanchez

“Mi Infancia en Moscú – Estampas de una nostalgia”

 

La historia de los niños españoles en la URSS desde el capítulo 1

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Los niños de la guerra. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Capítulo 25 – Distensión

  1. Avisnigra67 dijo:

    El poema que incluyes al final lo ilustra perfectamente. Nada fue fácil para los niños de la república. Ni siquiera volver…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s