Pinceladas con José Fernández

Hoy quiero dedicar mi post a la persona que más me ha ayudado en la investigación de la historia de los Niños españoles en Rusia: José Fernández Sánchez, un niño de la guerra, un luchador, un escritor maravilloso, un poeta y una bellísima persona que decidió la semana pasada que ya había vivido demasiado.

José nació en un pequeño pueblo de Asturias, Ablaña, un pueblo minero dónde al estallar la Guerra Civil “dejó de quedar tela negra para vestir lutos”*. Hijo de un laminador socialista vio como la Guerra Civil se lo llevaba todo ante sus ojos. Salió de España rumbo a la URSS con 10 años. Regresó poco antes de acabar la dictadura de Franco. Nunca dejó de sentirse un emigrante: en Rusia era Español y en España era simplemente diferente.

Regresó a su patria sin recursos, con una pensión que apenas daba para alimentar a su mujer y a sus dos hijos nacidos en tierras Soviéticas. En Rusia estudió Bibliografía y trabajó durante muchos años en la Biblioteca Pushkin al mismo tiempo que traducía al Español a los grandes de la literatura: Turguéniev, Tolstoi, Dostoievski… Una vida relativamente holgada en su segunda patria no consiguió retenerle y volvió a su anhelada España dónde luchó con uñas y dientes hasta conseguir un lugar entre los mejores traductores. La traducción de la obra de Pushkin “Mozart-Salieri”  le valió el Premio Pushkin a los méritos literarios – un galardón concedido por la Asociación de Escritores Soviéticos equivalente al premio Cervantes.

 

José Fernández Sánchez (10 años)

Cuando decidí, aún estando en la Universidad, que quería escribir sobre los Niños de la Guerra, José Fernández fue mi maestro, el primer narrador de muchas historias en primera persona, el artífice de mi inspiración y mi principal fuente de información. Me entregó una vieja carpeta llena de recortes de periódicos, de manuscritos y de cartas que había ido acumulando a lo largo de su vida. Un baúl de recuerdos de valor incalculable que he leído y releído hasta la saciedad. Recuerdos subrayados y con notas a pie de página: una raya aquello que era imprescindible mencionar, con paréntesis aquello que necesitaba ser contrastado y con un signo de exclamación las pequeñas mentiras que se han ido inventando de los Niños Españoles en Rusia, de su historia.

Gracias. Gracias por la inspiración, por tu ayuda, por tanta y tanta información, por el tiempo, por las charlas, por la confianza. Solo espero no fallarte y escribir sin paréntesis ni signos de exclamación. Te lo debo. Descansa en paz.

 

 

 

*”Mi Infancia en Moscú” – José Fernández Sánchez

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Los niños de la guerra. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Pinceladas con José Fernández

  1. Javier dijo:

    Qué mejor fuente de información que uno de los protagonistas, al que tú honras al escribir sin signos de exclamación ni paréntesis (bastante se ha escrito entre exclamaciones).

    Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s