Capítulo 37: Sinfonía para la victoria

En este post, voy a dejar de lado a los Niños de la Guerra  para contar una historia que me ha emocionado. Me alejaré un poco del tema de los españoles en la URSS pero no voy a dejar de hablar de héroes.

Durante el  trágicamente famoso sitio de Leningrado, mientras las tropas de Hitler cercaban la ciudad rusa dejando que sus gentes murieran de hambre y frío, los héroes anónimos luchaban con lo poco que les quedaba y encontraban las fuerzas necesarias,  tanto materiales como morales para expulsar a los invasores de su tierra. Uno de los errores principales del Estado Mayor alemán fue menospreciar el valor, el patriotismo, la resistencia y la dignidad del pueblo ruso.

El compositor ruso Dmitrii Shostakovich formó parte de la inmensa lista de héroes que consiguieron sofocar al ejército Nazi. Cada cual luchaba con lo que tenía y Shostakovich lo hizo de la mejor forma que sabía: componiendo la Sinfonía nº 7 dedicada a Leningrado,  a su ciudad heroica, a su lucha y a su próxima victoria. Compuso esta sinfonía en un despacho helado, muerto de hambre y de frío y tras acabar su turno de guardia para apagar las bombas incendiarias en el tejado del Conservatorio.

Partitura de uno de los movimientos de las 7ª Sonfonía de Shostakovich

Toda la Sinfonía es una oda a la ciudad. El primer movimiento describe la ciudad de Leningrado y exalta la grandiosidad de la ciudad y del pueblo ruso. Poco a poco se empieza a escuchar una marcha insistente que va subiendo en intensidad y que representa la llegada de los invasores. A continuación escuchamos un momento de  enorme soledad, muerte y devastación. El segundo movimiento fue calificado por su autor como “de tiempos y eventos que fueron felices y que ahora están teñidos por la melancolía.” En el  Adagio, se retratan lo sentimientos más profundos del autor frente a los brutales ataques. La sinfonía se convirtió en un grito de batalla, en un himno de victoria.

El domingo 9 de agosto de 1942, en la Gran Sala de la Filarmónica se estrenó la 7ª Sinfonía de Dmitrii Shostakovich. Muchos de  los músicos de la Orquesta Sinfónica de Leningrado habían venido del frente para ejecutar la sinfonía, vistiendo uniforme militar en vez del clásico frac de cuello almidonado. Cansados, heridos y magullados interpretaron la sinfonía de sus vidas, la sifonía de la victoria. Este extraordinario concierto fue retransmitido por todas las emisoras de la URSS. Fuera del teatro la gente de apelotonaba alrededor de las enormes bocinas para escuchar las notas de batalla contra la brutalidad, la violencia y el horror.

“…con el arma más poderosa (que es el arte) se puede subsistir y restregar en la cara a todos aquellos mezquinos, que el planeta no terminará cuando ellos quieran, sino cuando la música, por sí misma, deje de resonar entre nosotros…”  José María Álvarez “Notas en Red Mayor”

Movimiento 1 Allegretto

 

Movimiento 2 Moderato

Movimiento 3 Adagio

Movimiento 4 Allegro Non Troppo

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Capítulo 37: Sinfonía para la victoria

  1. Avisnigra67 dijo:

    Me ha gustado mucho, Elisa. Debió ser un episodio grandioso para los que allí estuvieron en ese concierto…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s