Pinceladas de mi historia (III)

Mi bisabuelo nació en Ucrania. Era un reconocido dentista que emigró a Suiza allá por 1905 para evitar ser encarcelado por sus ideas socialdemócratas. En Suiza conoció a otro médico que tenía una consulta de odontología en Ourense. Se hicieron grandes amigos y mi bisabuelo acabó por dejar Suiza para instalarse en España y trabajar en la consulta de su amigo. Poco después se independizó y abrió la suya propia en Vigo. Era un visionario. Su clínica era una de las más reputadas de España y una de las primeras en estar dotada de aparatos de rayos X. Un lujo para la época.

Cuando empezó la Guerra Civil,  fue detenido y encarcelado durante más de dos años. Alguien le vio disparando contra los nacionales desde el tejado de su casa. A los franquistas les sonó creíble que un dentista se dedicara a esos menesteres y fue a parar al calabozo. Curiosamente, la persona que le denunció se quedó con su casa. El resto de sus pertenencias, todo aquello que había conseguido en al vida, fue saqueado por el ejército franquista. En 1938,  gracias a la intervención de la Cruz Roja, fue canjeado por un familiar del general Sanjurjo y trasladado a Francia. En 1939, acabó por exiliarse a la URSS.

Nunca más volvió a ejercer. En Rusia se dedicó a dar clases de latín pero sobre todo a cuidar de mi madre y de mi tío que habían perdido a mi abuela.

Nieves era violinista. Conoció a un primo de mi bisabuelo y se enamoró perdidamente de él. Le siguió hasta Rusia. Dejó su vida, su profesión y su familia por amor. Como a otros muchos, la realidad soviética le decepcionó, le amargó, le asqueó, pero el amor pudo más… Al poco de llegar, su amado decidió no corresponderle en los sentimientos y Nieves se quedó sola en un país inhóspito. Las posibilidades de regresar a España eran nulas, así que cuando mi bisabuelo le ofreció alojamiento a cambio de ayuda para cuidar y educar a sus nietos, ella no lo dudó. Nieves se convirtió en la cuidadora de mi madre y mi tío. Gracias a ella nunca dejaron de hablar español.

Nieves era de Barcelona. Toda una señora de las de entonces. Enseñaba modales, protocolo y llevaba a mi madre y a mi tío con la ropa almidonada en una Rusia que se moría de hambre. Era severa y gritona pero adoraba a los niños por encima de todo. En 1956, en cuanto tuvo la oportunidad de volver a España, no se lo pensó dos veces. Para entonces, los niños eran mayores y ya no la necesitaban. Nada más regresar a España puso un anuncio en la prensa: “Se buscan familiares de Concepción Ema Berenguer” (mi abuela). El anuncio tuvo respuesta enseguida…

 

Pinceladas de mi historia (I)

Pinceladas de mi historia (II)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Pinceladas de mi historia (III)

  1. Avisnigra67 dijo:

    Historias tristes que se repiten una y otra vez. Gracias por compartirlas!

  2. Raquel Climent dijo:

    Cercano y conmovedor. Gran trabajo.

  3. mcmartinh dijo:

    ¿Se fueron los niños con su bisabuelo? ¿Los padres de los niños murieron en la guerra? No se si puedo aguantar hasta el próximo episodio.

    Muy bueno. Un besazo.

  4. Chema dijo:

    Elisa, qué emoción!!!

  5. Lydia_NKC dijo:

    Si que es verdad… ¡emocionante!

  6. amaia alberdi dijo:

    Nos haces pensar que algunos tiempos, sí fueron mejores. Hoy en día, tu bisabuelo habría sido tachado de inmigrante, y seguro que sería un “Sin papeles”. Por lo demás,¡Cuánto sufrimiento hay detràs de cada historia!. Gracias por recordarnoslo. Se nos olvida demasiado a menudo que somos un país de emigrantes, y que muchos paises nos acogieron cuando lo necesitamos, y que nunca les hemos dado las gracias.Enhorabuena. muy didáctico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s