Capítulo 21 – Una Rusia que susurra…

 
 
 
 
 

Bajo el poder del gran Stalin - directos hacia el comunismo!

 

La Rusia de Stalin, la Rusia del terror, de la opresión, del dolor,  de la sospecha, del silencio…

Stalin sometió a la Unión Soviética a un desgarramiento emocional  y físico que duró más de 30 años.  Millones de personas fueron perseguidas, torturadas y asesinadas bajo la acusación de “enemigos del pueblo”.

Una Rusia invadida por el hambre de la posguerra ayudó a Stalin a arraigar en la mentalidad del pueblo el “sálvese quien pueda” y así, el terror empezó su dramático camino de adoctrinamiento cimentando el ejercicio del poder en la sospecha colectiva. El “éxito” de este lavado de cerebro fue tal que muchos de los afectados, aún clamando por su inocencia, afrontaron la cárcel y hasta el pelotón de fusilamiento convencidos de que si el partido así lo disponía era por el bien del pueblo.

“¿Recuerdas que siempre decíamos que si alguien era arrestado en nuestro país debía de haber razones para ello, algún delito cometido…, algo justificado? No hay duda de que en mi caso también hay algo que lo justifica, pero no sé qué puede ser (…) Durante los últimos tres días me he dedicado a revisar mi vida, preparándome para la muerte. No encuentro en ella nada que pueda considerarse criminal (…). Conoces lo que hay en el fondo de mi corazón, sabes que mis acciones, mis pensamientos y mis palabras son leales y genuinos. Pero el hecho de que esté aquí debe significar que he cometido algún delito…, que he hecho algo mal, y no sé qué puede ser…”  Carta escrita por Sofía Antonov Ovseienko desde la cárcel, dirigida a su marido. ‘La Represión en la Rusia de Stalin’ – Orlando Figes, Edhasa, Buenos Aires, 2009.

El pueblo soviético estaba sometido a un terror ciego que era capaz de romper lazos familiares, de amistad o de solidaridad: hijos que terminan odiando a sus padres y maridos que denuncian a sus propias esposas. Cualquier palabra inocente, cualquier comentario imprudente o incluso una acusación infundada por la envidia podían llevar a una familia a la más terrible de las pesadillas.

Ningún otro régimen logró un nivel tan elevado de control social por la vigilancia mutua como el estalinista. En pocos  regímenes dictatoriales se fomentó tanto el fenómeno de la doble vida que tantos rusos se vieron obligados a llevar: personas que en público aparecían como modélicos ciudadanos soviéticos y en el secreto de sus hogares se aferraban desesperadamente a sus creencias.  Unas creencias que evitaban compartir con sus hijos “por el bien de éstos” dejando que, por su propia seguridad, se moldeasen según el patrón soviético aunque luego esta decisión les llevara a levantarse contra sus progenitores.

En este clima, también se debatían los niños españoles. El código penal soviético había incluido ya desde 1927 condenas de prisión y de campo de concentración para los niños de más de 12 años y, a partir de 1935, también la pena de muerte.

En 1950, aproximadamente el  40% de los niños españoles evacuados a la URSS había muerto. El país que tanto se había jactado de protegerles de los horrores de la Guerra Civil resultó ser el más cruel de los verdugos… 

 

 

Sigue la historia de los Niños de la Guerra desde el principio

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Los niños de la guerra. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Capítulo 21 – Una Rusia que susurra…

  1. Avisnigra67 dijo:

    Tanto horror… Stalin llevó a la práctica el modelo totalitario que Hitler pretendió también. Triste inspirador de los horrores sistemáticos del s.XX, Mao, Pol-Pot, Enver Hoxa, Corea del Norte… alumnos aventajados. Esa cita recuerda tanto lo que Orwell relató en 1984! ¿Y el poso que ha dejado en el pueblo ruso? Lo peor es que aún asistamos a demostraciones de nostalgia del “padrecito” Stalin…

  2. Javier dijo:

    Una muestra más del “carácter” de Stalin es que renegó de su propio hijo cuando fue hecho prisionero por los nazis. Para él lo había prisioneros, eran traidores que se habían rendido.
    La propia mujer de su hijo, Yakov, fue recluida en Siberia.

    Un saludo

  3. Svetlana dijo:

    Etach escribió:
    “Si, dos genocidios y dos asesinos…El pueblo alemán aprendió la lección pero el pueblo ruso, no. Miedo me da el futuro del país.”
    Yo diría, TRES genocidios y TRES asesinos: España está en la misma lista.
    No debería tener miedo por el futuro del aquel país, Etach: debería estar preocupada por el futuro del suyo. La falta de la memoria o la deliberada desición de no tenerla les puede…. NOS puede!!!! hacer caer otra vez. Y ninguna “transición”, tan aupada y vangloriada, será de ayuda.

    • etcach dijo:

      Hola Svetlana:
      Gracias por el apoyo, por comentar y por seguir mi blog. Tienes razón, fueron 3 asesinos (en realidad muchos más si tenemos en cuenta las barbaridades que se han cometido y se siguen cometiendo en diferente partes del mundo). No quería olvidarme de Franco en este triste recuento, no lo he hecho: asesinos los 3 (aunque, gracias a Dios, la lista de vícitmas de Franco no llegó a los números de los otros dos “protagonistas” de mi lista”). Creo que somos muchos los que intentamos que la historia no se olvide, muchos los que luchamos por la memoria.
      Si que me preocupa el futuro del pueblo ruso. Mucho más que el futuro del pueblo español. Las razones son innumerables: intentaré desarrollar esta idea en un post (gracias por la idea).
      Por supuesto que puedes usar cualquiera de las fotos o información que encuentres en mi blog. Me ecantaría leer tu post cuando lo publiques. No dejes de mandarme el enlace.
      Un abrazo y gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s