Capítulo 17 – El olvido.

El balance de la II Guerra Mundial, de La Guerra Patria como la bautizaron los rusos fue el más trágico de la historia de la humanidad:  más de 50 millones de muertos. La URSS batió el triste record de pérdidas humanas con más de 20 millones  de fallecidos, la mayoría población civil. Las operaciones militares destruyeron 1.719 ciudades y poblaciones, 70.000 pueblos y más de 6 millones de edificios.

Al finalizar la guerra, el grupo de españoles que residían en la URSS podría desglosarse de la siguiente forma:

  • Los tres mil niños españoles evacuados en 1937 (aproximadamente un 15% no sobrevivió a la guerra, un grupo desapareció y otro pequeño grupo fue capturado por los alemanes y devuelto a la España franquista).
  • 122 profesores que llegaron acompañando a los niños (muchos de ellos perdieron la vida durante los bombardeos y evacuaciones).
  • 1.500 exiliados de guerra (la cifra de fallecidos es inexacta)
  • 150 pilotos republicanos que habían ido a la URSS a seguir un curso de aviación.
  • Los funcionarios del Banco de España que habían acompañado las remesas de oro enviadas por el gobierno de la república a la URSS.
  • Los prisioneros de la División Azul capturados por el Ejército Soviético (estos en su mayoría fueron enviados a campos de concentración soviéticos y se desconoce su suerte)*

En total, unos 6.000 españoles que por caprichos del destino se encontraron en una Unión Soviética de post guerra que ya no tenía tiempo de ocuparse de ellos…

Los niños evacuados en 1937 tenían ya edades comprendidas entre los 13 y los 20 años.  Según las leyes soviéticas, todo ciudadano mayor de 16 años tenía la obligación de adoptar la nacionalidad rusa si quería proseguir sus estudios en las universidades o trabajar en tierras soviéticas. La mayoría de los niños renunciaron a ser españoles aún sabiendo que esta decisión, supondría en el futuro, una barrera para su regreso a España.

Españoles adolescentes junto a Dolores Ibárruri

La relación del gobierno hacia los “héroes de la república” ya no era la misma de antes de la guerra. Los españoles eran ya autosuficientes: su dominio del idioma era perfecto y su mimetismo con la vida soviética absoluto. Las autoridades se fueron olvidando de ellos.

España ya no les recordaba y a la URSS ya no le importaban…

 

*Datos tomados de “Los Niños Españoles Evacuados a la Urss” de Enrique Zafra, Rosalía Crego, Carmen Heredia

 

Sigue la historia desde el principio CAPÍTULO 1

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s