Capítulo 6 – Primeras vivencias en las Casas de Niños

La primera época en las Casas de Niños fue dorada. Todos los testimonios coinciden: “… en aquellos meses, fuimos felices…”. La Casa era una escuela de aprendizaje de la vida donde se cultivaba el sentimiento de identidad de grupo…

Años más tarde, la Casa de pertenencia se transformó en una tarjeta de presentación que identifica las historias y catalogaba a unos grupos de ex- niños frente a otros. “De qúe Casa eras?” será en el futuro, la forma de presentación y el preámbulo de recuerdos sobre elementos comunes (anécdotas, aventuras, travesuras…).

La mayoría de los niños españoles que llegaron a Rusia, provenían de familias de pocos recursos económicos. El contraste entre su vida anterior y la nueva vida con la que les agasajaba el pueblo Ruso no dejaba indiferente a ninguno de ellos. La comida, la higiene, los juguetes, la música, el baile, los mimos y las atenciones configuraban para ellos el “Paraíso soviético”. Una de las maestras contaba: “…porque nosotros…los chiquillos que eran de familias muy humildes, de las minas, que no habían visto nada en su vida y ¡claro, verse con ese confort!…”

 

El día a día en la casa estaba plagado de actividades. Isabel Argentina Álvarez Morán recuerda:

“Nos enseñaban poco a poco el ruso, nos sacaban todos los días a ver algo, nos enseñaron el palacio de Catalina II, el palacio de AlejandroI y el Liceo de Pushkin. Un mes después nos volvieron a llevar a Leningrado para estudiar, excepto a los más pequeños, como mi hermana. Al principio, todos los maestros eran españoles; pero después, cuando se empezó a complicar el álgebra pusieron uno soviético, muy severo. Hablaba en ruso. Durante un año tuvimos profesores españoles, de lengua, geografía, historia. La Constitución nos la daba un intérprete; historia la daba una soviética, pero sabía muy bien español. Poco a poco introdujeron más profesores en ruso. Nos levantábamos, hacíamos ejercicio, nos aseábamos, íbamos a desayunar y a clase. A las doce era el almuerzo, después íbamos al patio a jugar, a correr, a divertirnos, hasta las dos. Entonces íbamos para el aula con el educador a preparar las tareas del día siguiente, o nos daba una charla, o aprendíamos poesías, hasta las cuatro de la tarde o a las cinco. Después era la merienda,y luego los círculos de interés: fotografía, música, aeromodelismo, costura, coro, deportes… Cuando no había círculo de interés nos llevaban al cine, al teatro o a conciertos. Los maestros eran magníficos. Utilizábamos textos que se editaban especialmente para nosotros, de zoología, de botánica. Teníamos una antología de literatura española buenísimo”

Niños Españoles en una de las excursiones de las Casas de Niños

Por supuesto había momentos para la nostalgia: ” … en Leningrado estábamos bien, aunque yo lloraba muchísimo y como lloraba muchísimo no sé quién me dijo: -tú tranquilízate, que mira, te acercas a la valla y cuando venga un autobús azulito, es que viene tu madre – pues yo me pasé un años y medio en Pushkin, que es un pueblo de las cercanías de Leningraso, mirando y cuando venía un autobús azúl chillaba “viene mamá, viene mamá!” y mamá no venía…” (Anónimo – 1939)

 Cierto es que el pueblo ruso se volcó con los niños españoles. Sentían hacia ellos un cariño extraordinario. Se veneraba a los huérfanos de la Guerra: “Ser Español, “ispaniets” era una categoría, era un privilegio, los niños se metían en el metro diciendo “Ya ispaniets” (soy español) y te dejaban pasar, era una categoría grandiosa” 

La bonanza no tardaría en acabarse: la historia les terminaría  jugando otra tristísima broma y cuatro años después,  reencontrarían otra vez el miedo durante la segunda guerra mundial. Los niños se vieron atrapados de nuevo en lo que, para aquel entonces, era ya su nueva patria…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Capítulo 6 – Primeras vivencias en las Casas de Niños

  1. Pingback: Un apunte. « corazondividido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s